miércoles, 16 de noviembre de 2011

Un tranvía en SP, de Unai Elorriaga

Publicado por Goizeder Lamariano Martín

Título: Un tranvía en SP
Autor: Unai Elorriaga
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2003
Páginas: 176
ISBN: 9788420466033

Este es el tercer libro de Unai Elorriaga que leo después de Londres es de cartón y El pelo de Van`t Hoff. Y, sin duda, es el que más me ha gustado de los tres. Para que os hagáis una idea, sus 176 páginas me duraron sólo un día, menos de tres horas, dos viajes en autobús y otros dos en metro. El libro se lee solo, engancha, atrapa, seduce y fascina desde la primera hasta la última página. Cada párrafo, cada frase, cada palabra invita a seguir leyendo. Es una auténtica joya, una lectura deliciosa que desde aquí recomiendo a todo el mundo. No hay un argumento, una trama propiamente dicha, pero tampoco hace falta. 

Los personajes lo llenan todo, el libro, las páginas y, sobre todo, los pensamientos, los sentimientos y el corazón del lector. Son personajes inmensamente cercanos, humanos, verosímiles, reconocibles. Son de carne y hueso, con sus sueños y sus fantasmas, sus ilusiones y sus miedos, sus alegrías y sus penas. Ríen y lloran y, por encima de todo, transmiten todos esos sentimientos al lector con una facilidad sorprendente y admirable.


Lucas es un anciano al que conocemos en el hospital y después acompañamos a casa. Aunque ya no tiene la cabeza y la memoria todo lo bien que le gustaría, le encanta recordar su juventud, las conversaciones con sus amigos, sus partidos de fútbol. Pero, por encima de todo, le encanta acordarse de su hermano Ángel y de su trabajo en la carpintería. También de Rosa, su mujer, de su amigo Matías y de los tranvías. Y si hay algo que entusiasma a Lucas son los documentales, las polillas, el chocolate y el alpinismo. Le gusta leer revistas de alpinismo, recordar las hazañas de los montañeros y soñar con que él mismo asciende los catorce ochomiles.

Y en estos sueños y en estos recuerdos le acompaña María, su hermana. Ella también se pierde en sus recuerdos, en los años en los que trabajó como maestra. En los años en los que se encerraba en el baño para no enfrentarse a su madre, para poder leer, escribir y pensar con intimidad y tranquilidad. Porque a María le gusta escribir. Por eso ahora escribe cuentos. Porque puede ser ella misma y ya no tiene nada que perder.

Lucas, en cambio, escribe porque se lo ha mandado el médico, como un ejercicio para mejorar la memoria. Y así, entre recuerdos, sentimientos y palabras conocemos a Lucas y a María. Pero también a Marcos, el joven okupa que se les ha colado en casa para cambiarles la vida. Un joven sin oficio ni beneficio, un músico callejero que se enamora de Roma, la hija del dentista del pueblo, una apasionada por la pintura, por los juegos y, por encima de todo, por la vida.

Él no se quiere ir y ellos no quieren echarle. Ven normal volver a casa después de una larga estancia en el hospital y descubrir a un intruso al que desde el comienzo tratan como a un hijo. Y él a ellos como a unos padres. Y el lector también lo ve normal. Porque esta cotidianeidad es lo mejor de la novela. Todo está bien. No hay problemas, ni preocupaciones, ni agobios. La vida fluye, igual que el pasado, el presente y el futuro. Sin miedo, sin cosas raras. Todo es paz, tranquilidad, sosiego, calma.

Todo esto y mucho más es lo que transmite esta novela. Dulzura, bienestar, calor, ternura, compasión, cariño, cientos de sensaciones agradables que nos hacen disfrutar muchísimo de la lectura. Una lectura intensa, que se saborea lentamente, poco a poco, disfrutando intensamente de cada palabra, de cada frase.

Una historia que nos habla del paso del tiempo, de los recuerdos, de la vejez, de la muerte. Pero también de la juventud, de los sueños, de la esperanza, de las ganas de vivir la vida y comérsela de un mordisco.

Pero, sobre todo, esta historia nos habla de la convivencia entre jóvenes y ancianos, de lo importante que es tener alguien a nuestro lado, cada día, alguien que nos aprecie, nos quiera y nos valore tal y como somos, sin querer cambiarnos, con nuestras manías y nuestras rarezas, pero también con nuestras virtudes. Alguien que no quiera buscarle un sentido a la vida, simplemente disfrutarla intensamente, cada día, cada minuto. Alguien que no nos haga preguntas.

Alguien que no nos exija nada, que simplemente quiera disfrutar de todos y cada uno de esos pequeños detalles a nuestro lado. Y todo esto lo encuentran Marcos, María y Lucas. Porque a pesar de sus diferencias forman una familia muy especial. Una familia de la que nos gustaría formar parte, para compartir sus charlas ante el televisor, sus meriendas, sus recuerdos, sus anécdotas, sus cuentos. Una familia que nos transmite tristeza, añoranza, nostalgia, una familia que en ocasiones llega a hacernos llorar, pero también una familia que nos ofrece alegría y humor y que nos hace reír y, por encima de todo, valorar la vida y a quien nos acompaña en ella.

Una historia triste pero, al mismo tiempo, entrañable. Una historia que nos habla de la vida con dulzura, con un lenguaje casi poético.  Una historia deliciosa, para saborearla en un tranvía, viajando hacia el Shisha Pangma (SP) mientras comemos un poco de chocolate y nos sentimos tremendamente afortunados por estar vivos. No importa que no tengamos mucho futuro. Lo único que de verdad importa es que tenemos un pasado y un presente y alguien con quien compartirlos.

Para terminar, quiero hablaros de la película basada en este libro, Un poco de chocolate. Se estrenó en 2008 y fue dirigida por Aitzol Aramaio. Está protagonizada por Héctor Alterio, Daniel Brühl, Julieta Serrano, Bárbara Goenaga, Gorka Otxoa, Ramón Barea, Mikel Albisu y Marián Aguilera. Yo todavía no la he visto, pero tengo muchas ganas. Mientras tanto, para ir abriendo boca, os dejo con el tráiler.


Si te interesa el libro puedes encontrarlo aquí

22 comentarios:

Shorby dijo...

Pues me parece un libro realmente interesante.
Me suelen gustar bastante las novelillas cortitas, en la mayoría de los casos me he llevado muy gratas sorpresas =)

Besotess

Pablo dijo...

Después de leer tu opinión del libro es imposible no sentirse atraído. Apenas llegue a chile lo compraré, en serio, luego de la gran reseña es lo mínimo que puedo hacer :)
¡Saludos!

Al calor de los libros dijo...

Ya sabes que a mi me encantó esta novela, con la que me estrené con este escritor.
Lo más destacable son los sentimientos que transmite, la cotidianeidad, la unión juventud y vejez, la sensación entre tristeza y alegría que dejan algunas de las frases y la sencillez y naturalidad con la que está contado.
Continuo teniendo pendiente el de "Londres" pero después de leer tu reseña me alegro de haber empezado por éste.
Un abrazo

Marina dijo...

Con esta reseña como para que no nos entren ganas de leer el libro =)

Besos

Kristineta! dijo...

Pues a mi no me llama mucho la atención... mi lista de libros me lo agradecerá... jajajaja
Igualmente me alegro que te haya gustado tanto!
Besos!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Shorby,

Es cierto que las novelas cortas suelen ser muy interesantes y nos guardan muchas y muy buenas sorpresas, desde luego en este caso es así. Ya nos contarás si al final te animas a leer el libro, espero que te guste. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Pablo,

Me alegro mucho de que te haya gustado tanto mi reseña y haya conseguido contagiarte mi entusiasmo por este libro. Espero que pronto puedas comprarlo, leerlo y disfrutarlo. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Blanca,

Has hecho muy bien en descubrir a Unai Elorriaga con esta novela, para mí es la mejor de todas, aunque todavía me falta por leer una, pero no creo que pueda gustarme tanto. Otro abrazo muy fuerte para ti.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Marina,

Eso era justo lo que quería, contagiaros y transmitiros todo lo que me ha hecho sentir esta novela, recomendárosla, tenéis que leerla, vale muchísimo la pena. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Kristineta,

Si no te llama la atención, déjalo pasar, como dices, será un alivio para tu lista de pendientes, jeje. Pero de verdad que es un libro muy recomendable aunque claro, cada uno tenemos nuestros propios gustos. Muchos besos.

samarkanda dijo...

Entre la reseña y el trailer de la película a mí me has convencido, así que tomo nota para futuras lecturas.
Musus.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Mafaldas,

Me alegro de haberte convencido, es un libro muy recomendable, espero que lo disfrutes, ya nos contarás qué te parece cuando lo leas y cuando veas la película. Muxus!!

Andrea dijo...

La verdad es que parece una historia muy interesante, me gusta que se lee de un tirón y que por lo visto tiene mucho para reflexionar. Las historias familiares siempre me han conmovido, creo que aunque el final a veces sea triste, la trama en sí deja un buen recuerdo.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Andrea,

Sí que es una historia muy interesante, se la recomiendo a todo el mundo, porque, como dices, se lee de un tirón y te hace reflexionar mucho, mientras se lee y una vez terminado el libro. Es conmovedora, alegre y triste, nostálgica, divertida, esperanzadora, lo tiene todo y deja muy buen sabor de boca. Espero que te animes a leerla, ya nos contarás. Muchos besos.

Olga Olmedo dijo...

Me parece muy atractivo despues de leer tu entrada. La peli no la conocía pero apunta bien. Un saludo

Jesús Martínez dijo...

Como ya te dije en la anterior reseña que publicaste del autor, espero tener la oportunidad de leer algo de su narrativa. Este título me suena más que el otro, así que lo anotaré también. ¡Besos!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Olga Olmedo,

Yo la película todavía no la he visto, pero mi chico, una amiga y yo tenemos intención de verla dentro de poco. El libro te lo recomiendo. Espero que te animes con el libro y con la película y que las dos cosas te gusten, ya nos contarás qué te parecen. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Jesús,

Te recomiendo sin duda para estrenarte con Unai Elorriaga este libro, para mí es el mejor de los tres que he leído, aunque aún me queda un libro suyo por descubrir, pero este ha dejado el listón muy alto. Supongo que este título te suena porque fue Premio Nacional de Narrativa en 2002. Muchos besos!!

albanta dijo...

Me apetece leer esta novela, sobre todo despues de leer tu critica

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Albanta,

Me alegra saber que mi reseña te ha animado a leer el libro, espero que pronto puedas leerlo y disfrutarlo, ya nos contarás qué te parece. Muchos besos.

Pasajes Literarios dijo...

No conocía la novela pero me ha picado la curiosidad, sobre todo que sea el que más te ha gustado y que no tenga argumento dicho.
De vez en cuando apetece un libro así del que no sabes que esperar pero te sorprende.

Lo apunto para futuras lecturas.

Un beso

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Dácil,

Me alegra ver que mi reseña te ha descubierto esta novela y encima te ha picado la curiosidad. Estoy segura de que este libro te va a sorprender y te va a gustar, ya nos contarás qué te parece cuando lo leas. Muchos besos.

Publicar un comentario

Cuéntanos todo lo que te apetezca pero siempre con respeto y educación hacia los escritores, sus obras, la autora del blog y los demás comentaristas. ¡Muchas gracias por comentar!

 

Cuéntate la vida Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review