domingo, 4 de diciembre de 2011

El sabor de las pepitas de manzana, de Katharina Hagena

Publicado por Goizeder Lamariano Martín

Título: El sabor de las pepitas de manzana
Autora: Katharina Hagena
Editorial: Maeva
Año de publicación: 2011
Páginas: 221
ISBN: 9788415120247

Desde que descubrí este libro en el catálogo de novedades de la editorial Maeva me llamó la atención. Por su portada, preciosa, relajante, cálida, sugerente. Y por su argumento. Así que no lo dudé y se lo pedí a la editorial que me lo envió a los pocos días de su publicación, por lo que les doy las gracias. Por si no fueran motivos suficientes, Carmen, del blog Carmen y amigos, organizó una lectura conjunta a la que, por supuesto, no me lo pensé dos veces y me apunté. Hoy os traigo mi pequeña aportación a esta lectura conjunta con la que he disfrutado muchísimo.

Tan solo me ha durado entre las manos tres días, desde un viernes a la tarde hasta un lunes a la noche. Ha sido una lectura relajada, pausada, reconfortante, acogedora y, sobre todo, hogareña. Una lectura que he disfrutado durante un fin de semana en el que casi no he salido de casa, en parte por culpa de la lluvia y en parte también porque me apetecía eso, quedarme en casa, acurrucarme en el sofá con la manta o en la cama con el edredón nórdico y sentirme como Iris en su casa de Bootshaven. Así no me ha resultado difícil sentirme identificada con ella y con su necesidad de leer y comer, disfrutar de esos dos placeres, de esas dos pasiones al mismo tiempo. Qué delicia.

Iris es una joven bibliotecaria que ha regresado a su Alemania natal huyendo de Inglaterra y, especialmente, de su novio. Ella es solitaria, independiente y disfruta siéndolo. Por eso le gusta perderse por la vieja casa familiar, que ella acaba de heredar ahora que su abuela Bertha Deelwater ha fallecido.

Iris acude al funeral y al entierro de su abuela junto a su padre y su madre, Christa. Allí se reencontrará con toda su familia: las hermanas de su madre, sus tías Inga y Harriet; pero también con uno de los abogados de la familia, Max Ohmstedt, el hermano pequeño de Mira, la mejor amiga de Iris durante su infancia.

Y con Carsten Lexow, el antiguo maestro del pueblo, un amigo de su abuela Bertha que, como todos en Bootshaven, guarda muchas historias y secretos del pasado. Porque eso es lo más importante, el reencuentro de Iris con su pasado y con la historia de su familia, con su propia historia.

Así, al recorrer la casa familiar, el jardín, cada habitación, recorre también todos los secretos y los recuerdos, los suyos y los de su familia. Los de tres generaciones de mujeres: su abuela Bertha y su tía abuela Anna, su madre Christa y sus tías Inga y Harriet y su prima Rosmarie, su amiga Mira y ella misma.

Pero también el pasado de su abuelo, Heinrich Lünschen, a quien todos llamaban Hinnerk. Un pasado que el resto de la familia nunca ha recordado. O tal vez ha preferido olvidar. Leer, coleccionar, conservar, recordar, saber, olvidar, caer.

Todos estos recuerdos, estos secretos y estas historias del pasado tienen un sabor agridulce, como el de las pepitas de manzana. Esas manzanas que crecen en el jardín de la casa familiar casi milagrosamente. Como si fuese magia.

El pasado siempre duele, por eso a Iris no le gusta ni recordar ni olvidar. Porque le recuerda la demencia senil de su abuela Bertha. O los amores frustrados de sus tías. O la pasión que su madre siente por esa casa que ahora es suya, aunque no está segura de si realmente la quiere conservar o no. O la muerte de su prima Rosmarie.

Sin embargo, a pesar de la nostalgia y de la tristeza los recuerdos de Iris no son tristes. Son luminosos, casi mágicos, conmovedores, cálidos, agradables. Como el escenario que le rodea. La casa y el jardín de su familia. La esclusa. Los prados. Los senderos. La madera. El agua. La hierba. La tierra. El sol. El viento. Porque Bootshaven es un paraíso, un lugar idílico en el que todo es posible, lo bueno y lo malo, lo real y lo imaginario, el pasado, el presente y, por supuesto, el futuro.

No quiero desvelaros nada de la trama de la novela. Primero, porque quiero que la descubráis vosotros mismos y segundo, porque creo que los secretos de la familia de Iris, aunque sorprendentes, imprevistos, enigmáticos y atractivos, quedan en un segundo plano ante esta historia delicada, sutil, emotiva, intensa, entrañable y conmovedora. Una historia que se disfruta con los cinco sentidos, que se mete en la piel gracias al olor de las flores del jardín, al color de los prados, al sonido de los animales, al frío del agua del lago y, por encima de todo, gracias al sabor de las pepitas de manzana.

Si te interesa el libro puedes encontrarlo aquí

36 comentarios:

Nina dijo...

El libro se ve que es muy muy muy bueno ;) tengo que hacerle espacio!

Jesús Martínez dijo...

Ya he leído varias reseñas gracias a las publicaciones de los participantes en la lectura conjunta, y cada vez tengo más ganas de descubrir esta novela. Además, con las líneas que le has dedicado, he podido sentir esas primeras emociones que debe transmitir la trama. Sin duda, una lectura que tendré en cuenta para el próximo año.

¡Muchos besos!

Vero dijo...

Bien, bien. Cada vez va pintando mejor esta novela. Tienes razón, la cubierta ya invita a leerla. Qué bien que hayas disfrutado mucho, guapa. Besos.

Tatty dijo...

Es un libro precioso, para leer con pausa disfrutando de cada una de las páginas, a mí también me ha gustado muchísimo
un beso!

Marina García dijo...

Tengo muchas ganas de leerlo. No sé la razón, pero pensaba que era más "gordito" y cuando lo vi en en la librería me sorprendió. Un beso.

LQVL dijo...

preciosa reseña, creo que reflejas perfectamente lo que has sentido durante la lectura del libro

besos
Lourdes

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Nina,

Sí, hazle un hueco a este libro, vale mucho la pena y seguro que lo disfrutas mucho. Ya nos contarás qué te parece cuando lo leas. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Jesús,

Me alegro de haber sido capaz de transmitir con mi reseña las sensaciones tan buenas que me ha transmitido a mí el libro. Tienes que leerlo el año que viene o cuando sea, pero hazle un hueco. Muchos besos!!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Vero,

Sí, he disfrutado muchísimo con esta lectura y por eso se la recomiendo a todo el mundo. La portada es preciosa e invita a leerla, pero lo mejor está en el contenido del libro. Muchos besos, guapa!!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Tatty,

No me extraña que te haya gustado, es una delicia de libro y como muy bien dices, hay que disfrutarlo poco a poco. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Marina,

A mí me pasó lo mismo, también creía que era más gordo, y cuando lo recibí en casa me sorprendió ver lo cortito que es, una pena, porque deja con ganas de mucho más. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Libros que voy leyendo,

Me alegro de que te haya gustado la reseña y de haber conseguido transmitir todo lo qe me ha hecho sentir el libro. Muchos besos.

Marina Ortega dijo...

A los Reyes se lo he pedido porque aparte de que sé que me va a gustar creo que también el resto de la familia va a poder disfrutar de él =)

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Marina,

Me parece un fantástico regalo de Reyes, seguro que tú y toda tu familia lo disfrutais mucho y si no, ya nos contarás cuando lo leais. Muchos besos!!

Carm9n dijo...

A mí también me encantó. Genial que te gustase y pudieses hacer una reseña tan bonita...
Besines,

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Carmen,

No me extraña que te encantase, es una gozada de libro. Me alegro de haber participado en la lectura conjunta, muchas gracias por organizarla, he disfrutado muchísimo con la lectura y me alegro de que te haya gustado la reseña. Muchos besos.

Shorby dijo...

Tengo muchas ganas de leerlo!
Últimamente no hago más que ver este libro por todas partes jejeje

Besotes

Margari dijo...

¡Fantástica reseña! Se nota que has disfrutado mucho del libro. Es una preciosidad de libro. De los que se disfruta cada página.
Besotes!!!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Shorby,

Haz caso a esas visiones y lee el libro, jejeje. Seguro que te lo disfrutas mucho, eso espero. Muchos besos!!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Margari,

Qué bien que te haya gustado la reseña, me alegro mucho! La verdad es que sí he disfrutado mucho con esta lectura, por eso se la recomiendo a todo el mundo, es una delicia. Muchos besotes!!

Marga Ramon dijo...

Un libro delicioso para saborear lentamente. Me ha encantado la forma, tan dulce, de escribir de esta autora. Y es increible como nos hace partícipes de la historia con sus maravillosas descripiciones de los lugares.
Besos

Belisama dijo...

Me estoy babeando con todas las reseñas. Al final, me haré adicta a las manzanas :D

Saludos gatunos. Miaau!

Al calor de los libros dijo...

¡Qué envidia ese fin de semana lector!
Por lo que voy leyendo en esta lectura conjunta, una gran novela. Y el adjetivo deliciosa el que mejor la define.
Un abrazo

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Margaramon,

Estoy totalmente de acuerdo contigo, el estilo de esta autora es muy dulce y las descripciones son buenísimas, es casi como ver una película más que como leer un libro. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Belisama,

A las manzanas no sé si te tienes que hacer adicta o no, pero desde luego lo que sí que te recomiendo es que leas este libro y seguro que te haces adicta al estilo de esta autora. Muchos besos gatunos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Blanca,

Realmente es una novela deliciosa y muy recomendable con la que se disfruta muchísimo. Otro abrazo muy fuerte para ti.

Olga Olmedo dijo...

Ya tenía muchas ganas de leer este libro pero crece mi convencimiento cuando leo críticas tan buenas como esta.Un beso

María dijo...

Yo ya la tengo a puntinto en casa. Deseando descubrir a Iris :-) Ya sabes que las historias familiares son uno de mis fuertes lectores. Me ha encantado la reseña y me han entrado muchas más ganas de leer la novela. ¡Ya comentaremos!
¡Muchos besos!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Olga Olmedo,

Me alegro de que mi crítica te haya gustado, tienes que leer el libro, seguro que lo disfrutas mucho. Muchos besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

María,

Tengo ganas de que lo leas, para que lo disfrutes, porque es una delicia, y para poder comentarlo a fondo. Me alegro de que te haya gustado la reseña y con lo que te gustan a ti las historias familiares, este libro te va a encantar. Muchos besos!!

José Hervás dijo...

Encantado de leerte, como siempre. Bonita reseña sobre una historia que a muchos nos ha gustado. Yo destaco también el hecho de haber encontrado una escritora brillante. Gracias y besos.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Pepe,

Gracias por pasarte por aquí y leerme. Me alegro de que te haya gustado la reseña pero en este caso el mérito no es mío, sino de esta obra tan deliciosa de, como muy bien dices, una gran escritora. De nada, para eso estamos, para compartir lecturas con todos vosotros, algo que para mí es un placer. Muchos besos.

Luisa dijo...

Lo terminé hace unos días y no he querido leer mucho porque aún no publiqué mi reseña, pero veo que lo has disfrutado.
Un abrazo.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Luisa,

Espero que tú también hayas disfrutado de esta lectura, estaré atenta a tu reseña para ver qué nos cuentas. Otro abrazo muy fuerte para ti.

Marian dijo...

Hola, yo también me alegro de haber participado en la lectura conjunta de este maravilloso libro con aromas de manzana, tan bien escrito y que como tú has hecho en tu entrada, nos ha sabido transmitir olores, sabores, sensaciones, sentimientos...
Besos

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Marian,

Por lo que veo todos los que hemos participado en la lectura conjunta hemos acabado muy satisfechos, ha sido una gran experiencia, muy buena lectura que recomiendo a todo el mundo, se disfruta mucho. Muchos besos.

Publicar un comentario

Cuéntanos todo lo que te apetezca pero siempre con respeto y educación hacia los escritores, sus obras, la autora del blog y los demás comentaristas. ¡Muchas gracias por comentar!

 

Cuéntate la vida Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review