domingo, 25 de enero de 2015

Mutatis mutandis, de César Pérez Gellida

Título: Mutatis mutandis
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma de Letras
Año de publicación: 2014
Páginas: 53 (estimadas)
ISBN: 9788483652770

Este es el primer spin off de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, del escritor vallisoletano César Pérez Gellida. Aunque unos más que otros, en general ya sabéis lo mucho que me gustaron Memento mori, Dies iraeConsummatum est. Así que una vez leídos los tres libros no me resignaba a tener que despedirme de sus personajes y me lancé a leer, o sería mejor decir devorar, Mutatis mutandis, protagonizado por Armando Lopategui, Carapocha, un personaje que al principio me caía muy mal y al que acabé cogiendo muchísimo cariño. 

Cuando descubrí que solo se había publicado en edición digital me llevé un chasco, porque no tengo ebook, sí, por ahora me resisto, aunque no sé por cuánto tiempo, la verdad... Pero me descargué la app de Kindle para el móvil y leí el libro en una media hora. Y no, no estoy exagerando. Es que es muy pero que muy corto. Demasiado. Tanto, que el final me dejó totalmente desconcertada y tengo que confesaros que hasta un pelín enfadada. Me sentí un poco estafada y engañada. Como si me hubiesen gastado una broma pesada. Si en esos momentos hubiese tenido delante al autor le habría echado una buena bronca...

domingo, 18 de enero de 2015

El color de los sueños, de Ruta Sepetys

Título: El color de los sueños
Autora: Ruta Sepetys
Editorial: Maeva
Año de publicación: 2013
Páginas: 318
ISBN: 9788415893004

Descubrí a Ruta Sepetys hace ya más de tres años, en diciembre de 2011, con su primera novela, Entre tonos de gris. Y aunque he tardado más de lo que me hubiese gustado, en cuanto el año pasado publicó su segundo libro, El color de los sueños, supe que antes o después lo leería. Y por fin le ha llegado su turno. Es una obra que me ha encantado, aunque no ha sido lo que me esperaba. No he encontrado tanta dureza o crueldad, pero sí las mismas dosis de injusticia y, sobre todo, de esperanza y ganas de vivir, de luchar y de salir adelante.

Empecé el libro el sábado 27 de diciembre y lo terminé al día siguiente. Devoré las primeras 200 páginas en el hospital, mientras acompañaba a mi madre en la sala de espera de urgencias. Por suerte no era nada grave. Pero aun así nos pasamos allí cinco horas en las que el libro me vino de maravilla para desconectar, relajarme y huir del aburrimiento y la desesperación.

domingo, 11 de enero de 2015

La ciudad de los ojos grises, de Félix G. Modroño

Título: La ciudad de los ojos grises
Autor: Félix G. Modroño
Editorial: Algaida
Año de publicación: 2012
Páginas: 399
ISBN: 9788498777512

Llevaba mucho tiempo viendo muy buenas opiniones de esta novela, la tercera de Félix G. Modroño. Y mi interés por este autor creció con la publicación de su cuarta obra, Secretos del Arenal. Así que en mi última visita a la biblioteca no me lo pensé dos veces y me traje a casa La ciudad de los ojos grises, un libro del que tenía unas expectativas muy altas. Expectativas que al principio no se cumplieron, no lo voy a negar. Me costó unas 120 páginas entrar en la historia, que me atrapara y captase mi interés y atención con la suficiente fuerza como para olvidarme de la idea de abandonar la lectura. 

Pero a partir de ahí ya no pude dejar de leer y devoré el resto de las páginas hasta llegar al final. La historia nos sitúa en París en 1914, durante la Nochebuena de ese año, el primero de la I Guerra Mundial. Allí vive el protagonista, Alfredo Gastiasoro, un joven arquitecto que trabaja como profesor de Arquitectura. Un bohemio trasnochado y, ante todo, nostálgico, muy nostálgico, demasiado para mi gusto.

sábado, 10 de enero de 2015

Participantes en la lectura conjunta de la trilogía de Baztan de Dolores Redondo


Por  fin, después de más de un mes esperando, pasadomañana, el lunes día 12, empezamos la lectura conjunta de la trilogía de Baztan de Dolores Redondo que organizo con Inés, de En busca de Mr. Darcy. Nosotras vamos a leer Ofrenda a la tormenta, pero como ya sabéis se puede participar leyendo también El guardián invisible y Legado en los huesos. Uno, dos o los tres libros. 

El plazo de la lectura conjunta es del 12 al 26 de enero y las reseñas se publicarán a partir del 27 de enero, sin plazos ni prisas, cuando a cada uno os venga bien. Durante estas dos semanas comentaremos los libros en Twitter y Facebook con el hashtag #LCBaztan

Estos son los participantes:  

domingo, 4 de enero de 2015

Lo que encontré bajo el sofá, de Eloy Moreno

Título: Lo que encontré bajo el sofá
Autor: Eloy Moreno
Editorial: Espasa
Año de publicación: 2013
Páginas: 314
ISBN: 9788467035025

Descubrí a Eloy Moreno hace ya tres años, en agosto de 2011, con su primera novela, El bolígrafo de gel verde. Y cuando me enteré de que el año pasado había publicado su segundo libro supe que antes o después lo leería porque con su anterior obra me encantó su estilo tan personal e inconfundible. Ahora, por fin, le ha llegado el momento, ya que en mi última visita a la biblioteca me traje a casa Lo que encontré bajo el sofá. Una novela que para nada ha sido lo que me esperaba. Porque ha sido mucho mejor. Más imprevisible, más sorprendente, más inolvidable. 

Una novela que, aunque quizá a simple vista no lo parezca, es coral. Tiene varios personajes, aunque no todos ellos sean personas. Pero mejor vayamos por partes, a ver si consigo explicarme y transmitiros todo lo que me ha gustado y me ha hecho sentir esta historia. 

domingo, 28 de diciembre de 2014

Consummatum est, de César Pérez Gellida

Título: Consummatum est
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma de letras
Año de publicación: 2014
Páginas: 677
ISBN: 9788483656402

Por fin puedo traeros mi pequeña aportación a la lectura conjunta que mi amiga Inés, del blog En busca de Mr. Darcy y yo organizamos entre el 1 y el 15 de diciembre de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, del escritor vallisoletano César Pérez Gellida. Como muchos recordaréis el primer libro de la trilogía, Memento mori, me entusiasmó cuando lo leí el pasado mes de agosto. Sin embargo, la segunda parte, Dies irae, me decepcionó bastante cuando me dispuse a devorarlo tan solo un mes después, en septiembre, y me llevé un chasco considerable, para qué negarlo. 

Casi todo el mundo me decía que le diese una oportunidad y leyese el tercer y último libro, que la historia iba de menos a más, que merecía la pena... Y claro, les hice caso, pero no por seguir sus consejos, si no porque, con el final de Dies irae, ¡a ver quién es capaz de resistirse a saber cómo sigue la historia! Yo, desde luego, no.